4.10.07

Promesa

Comencé a trabajar en istmo el 20 de agosto de este año. Definitivamente fue un excelente cambio de trabajo para mí. Me encanta lo que hago y además, creo que no me sale mal. Sin embargo, como popularmente se dice, nada es de a gratis. He estado saliendo tarde, muy tarde, de la oficina. Entré y teníamos que sacar una edición especial además del número corriente. La edición especial está por llegar de la imprenta y el número corriente se cerró ayer. Hoy vendrán por los archivos para que comience el proceso de impresión de este que es el número 292. Ha sido un mes y medio bastante ajetreado, pero muy divertido y enriquecedor.

Una de las cosas que más extraño hacer y que durante este periodo no he podido como lo hacía antes es meterme a sus blogs a leer sus textos y comentar, mis queridísimos lectores. A continuación tendré que armar el 293 de la revista y, aunque ha tenido una historia de retrasos, mi propósito es que comience a salir en la fecha que tenemos que salir. La chamba se vendrá tupida, una vez más, pues el 293 es el número de noviembre-diciembre. Sin embargo, prometo hacerme de un espacio para ir a leer y comentar sus bitácoras.

5 comentarios:

Erranteazul dijo...

Wow! ¡Felicidades!...Ojalá k no sólo nos visites, sino que sigas compartiendo esta nueva y emocionante experiencia.

Saludos.

Jesús dijo...

Nada como trabajar en lo que a uno le gusta, voy a echarle una ojeada a la pagina de la revista

Nosotras mismas dijo...

Fántastico trabajo ¿no?

Besos.

la pequeña tortuga dijo...

Que el trabajo sea enriquecedor ya es algo difícil de conseguir así que a aprovecharlo....ya habrá tiempo para todo

Goldenlink dijo...

lo prometes? jajajaja eso es un lector autor interesado.