26.10.07

En un café

A propósito del libro que estoy a páginas de terimnar --Poética del Café-- el lunes tras ir a comer con un amigo unos exquisitos tacos de puesto de la calle --la mejor comida es la que se hace en la calle, como que tiene un sazón especial-- decidí irme a tomar un café para continuar mi lectura. Llegué a un pequeño local donde hay comida y por supuesto, café.

Había varias mesas para esoger, sobre la banqueta o al interior del local. Como ha estado haciendo frío y cayendo algo de lluvia los últimos días opté por refugiarme en una mesa al interior. Coloqué mi libro como muestra de que esa mesa ya estaba apartada. Me levanté, ordené un capuccino y regresé a la mesa a esperar mi bebida mientras pretendía devorar las páginas de mi libro.

En cuanto lo intenté, me di cuenta de que no podía. En una mesa contigua había cuatro personas comiendo y platicando. Por el aspecto es probable que hayan sido oficinistas de algún lugar cercano y decidieron salir a comer juntos a ese lugar. Fue terrible, pues hablaban muy fuerte y eso mermaba mi capacidad para concentrarme. No podía evitarlo: escuchaba cada una de sus conversaciones. Yo esperaba el momento en el que pidieran la cuenta para irse y dejarme leer en paz. Había otros comensales, pero comían en silencio.

Por fin se fueron y proseguí mi lectura. Llegó la hora de regresar a la oficina, cerré mi libro y me fui pensando que a mí no me funciona la idea de leer en un café. Aún no he aprendido a concentrarme entre el barullo, a aislarme entre la multitud.

(La imagen la tomé del siguiente sitio: http://www.artemovilla.com/galeria/index.htm, vale la pena echarle un ojo.)

4 comentarios:

James Joyce dijo...

Pese a que mi capacidad de concentración ha disminuido, me resulta relativamente fácil concentrarme entre tanto alboroto. Es una curiosa paradoja...

Saludos!

Mallén dijo...

Y a mí que me pasa lo contrario... tengo una capacidad innata para desconectar los ruidos que me resultan molestos!!!! Y sin embargo, se entiende que no todos tengan esta ventajosa habilidad.
Ah, y tienes toda la razón sobre la comida callejera.
Saludos!!

Pau Mariangel dijo...

Hola roberto.. Sabes que me pasa mucho esto?? .. si .. es mas , no se como hay gente que puede concentrarse en estudiar o leer escuchando musica .. :( no lo comprendo .. de hecho yo no puedo cocinar y al mismo tiempo prestar atención a una conversación o relato q alguien me este contand.. jajaj terminaria 5 horas después .. creo que es porque mi mente es muy ilustrativa y se consentra en ir dibujando o pensando en una cosa a la vez .. que cosas no?? saludos , me gusto tu blog .. te invito al mío cuando puedas... Pau de Venezuela.

Pau Mariangel dijo...

Hey gracias por comentar a mi blog.. pasen cuando quieran .. por cierto chicos .. no cobro por dejra comentarios en los pots menos nuevos .. no sea malitos ..son muy buenos y no tienen pero ni un coment.. anden pasenle pasenle...