6.10.07

El abrazo

Tú duermes a mi lado; yo me inclino
y junto a tu cara me adormezco
como lo hace un pabilo
que de otro toma el fuego.
Y hay dos lucecitas
mientras pasa la llama y el sueño hila.
Y mientras hila tiembla
la cladera en el sótano.
Abajo arde una materia fósil,
arde en el fondo de la Prehistoria. Muertas
hullas fermentadas, sumergidas,
flamean en mi radiador.
En una oscura aureola de petróleo
el cuartito es un nido calentado
por residuos orgánicos, hogueras y fluidos.
Y nosotros, pabilos, somos dos lenguas
de esa única antorcha paleozoica.

Valerio Magrelli

4 comentarios:

Lluvia dijo...

¡Qué nunca cesen los abrazos del propio abrazo....!
Mil sonrisas.
ANA

Mariana dijo...

me gustó mucho el poema... te mando un abrazo desde la ciudad de las luces.
que nunca se apaguen! (ni las luces ni los abrazos, que son luces también)

Rodricus dijo...

Me gusta pensar que Magrelli también nos une, Roberto.
La traducción me parece un poco sospechosa, sobre todo por la falta de musicalidad. ¿De quién es?

Roberto dijo...

La traducción es de maestro, Guillermo Fernández.

Y junto con Magrelli otros autores y experiencias que nacieron a partir de ese mono-taller literario.