26.4.07

El metro es un circo V

Una vez más, el metro.

Venía de regreso de mi trabajo, sentado y leyendo un libro que tengo que reseñar para YA. El tren venía lentísimo y, aunque los nuevos vagones de la línea azul ya tienen aire acondicionado que funciona, me estaba asfixiando de calor (y a mí el calor me gusta bastante, pero hay una diferencia entre el calor de la playa y el calor de la gente en el metro). Total que venía leyendo cuando frente a mí, junto a mis pies veo un perro callejero café de tamaño mediano. Mi primer reacción fue de sorpresa. ¡Un perro en el metro! ¡No sabía que ya dejaban entrar con mascotas (bueno, en realidad hay muchos otros animales que utilizan dicho transporte público)! En eso pasa un señor pidiendo unos pesos con la correa del susodicho perro en la mano. Lo único que pensé fue: "¿Realmente ese señor está ciego?" Porque si está utilizando al perro como guía no le está funcionando. Mientras el señor avanzaba el perro se metía por los lugares más complicados. Si el señor hubiese seguido la ruta del perro es muy probable que hubiese terminado con el tubo entre los ojos. Afortundamente, el señor tenía una guía interna que le decía cuándo sí y cuándo no hacerle caso al perro.

Qué cosas ve uno en el metro.

3 comentarios:

Melusina dijo...

jajaja.... entre este post y el del trono me he reido mucho.... hace rato ke no pasaba por aki a cureosear y tampoco he escrito yo ... pero ya lo hare.. un beso eres un ser simpatico aunke no hemos hablado..... chausin

Goldenlink dijo...

jajajaja asi son los ciegos, tienen unos sentidos extrañisimos, uno muy bueno llamado sentido de la orientacion suple su vista.

Jaime Alberto Tovar dijo...

A mí me toco en cierta ocasión ver a 2 ciegos recuperar "milagrosamente" la vista y pelear por el derecho de entrar a pedir limosna a un vagón