2.7.08

Machines vs Humans

Recojo una frase de Terminator. The Sarah Connor Chronicles: "¿Cómo le explicas a un niño de ocho años que las máquinas han tomado el mundo?... No se lo explicas." El diálogo se da entre John Connor, quien pregunta, y Derek Reese, su tío, quien responde.


La serie me gusta mucho. Las dos primeras películas son realmente buenas en diseño y contenido; la tercera, en cambio, fue un derroche absurdo de dinero: sin idea ni argumento, lo único que se percibe es una exageración de persecuciones donde al final todo queda en el aire. Estas fallas no aparecen en la serie que ha logrado respetar los argumentos de las que concibió James Cameron, director y escritor de las dos entregas originales.
Como en "The Judgement Day" John envía desde el futuro un terminator programado para protegerlo en la infancia. Ahora es Cameron Phillips (Summer Glau), una terminator que asume su misión y aparentemente está más evolucionada que los modelos anteriores.

Echo de menos la fuerza que Linda Hamilton le proporcionaba al papel de Sarah Connor, pues aunque Lena Heady se nota con personalidad, carece de la actitud que el personaje tuvo con la actriz original. Thomas Dekker, por su lado, cumple bien su papel de John Connor, aquel que destruirá Skynet y devolverá la paz a los humanos. Honestamente, tras Terminator 2 siempre imaginé cómo podría ser un terminator más letal que el T-1000. Hasta el momento, sigo sin verlo. La versión mejorada que aparece en la serie, T-888, no impacta tanto como la interpretada por Robert Patrick en el segundo filme.

Por lo demás, la serie mantiene el suspenso y es fiel a la idea original, a pesar de la tentación de por hacer algo espectacular, restarle calidad a la historia. Las piezas engranan bien en el contexto de lo que es Terminator.

Retomo la pregunta de John: "¿Cómo le explicas a un niño de ocho años que las máquinas han tomado el mundo?". La primer respuesta que se me vino a la mente cuando veía el capítulo ayer por la noche fue: enciende la computadora y navega por internet. Es evidente que desde hace una década las máquinas han tomado el mundo. Esto sólo por mencionar el cibermundo o la inteligencia artificial, porque las máquinas en realidad lo tomaron por allí de 1770 cuando la producción seriada se convirtió en la solución económica de las empresas.

2 comentarios:

Roberto dijo...

O podría irme más atrás, cuando se inventaron las catapultas y se convirtieron en mortíficamente efectivas armas de asedio.

Guillermo Núñez dijo...

Yo también veo eso. Saludos.