6.11.07

El café

Resulta increíble, pero el café me hace daño. Me gusta y procuraba tomar una taza todas las mañanas. Lo hacía hasta que hace un par de semanas me percaté que por las tardes que me sudaban las manos y andaba ansioso, nervioso, alterado. Tras analizar qué podía estarme provocando tales malestares físicos me di cuenta que había retomado el hábito de tomarme una taza de café por las mañanas en el trabajo. ¡Maldición! Con lo que me gusta el café y yo teniendo que tomarlo a cuenta gotas. ¿Por qué será que mi organismo rechaza ese insumo tan delicioso?

En estos días he optado por hacerme un té mañanero.

4 comentarios:

Jaime Alberto Tovar dijo...

Caray... y con lo delicioso que es un cafecito. Nada como una taza para despertar y una después de comer.

Rodrigo dijo...

Te comprendo por el lado de la ansiedad que para algunos provoca la cafeina. Hace poco se me ocurrio tomar un café americano de Starbucks y estuve alterado y con ansiedad toda la tarde: terrible

Mallén dijo...

Yo no puedo tomar café en ayunas ni antes de las 11 dela mañana. Mi hígado no lo resiste. Es que es tan intenso...
Besos!

Rodricus dijo...

Shame on you. ¿No será que el ratón de tu computadora es alegénico?
Yo creo en las bondades medicinales del café, y ni siquiera mi gastroenterólogo me convencerá de lo contrario.

Como dijo mi tío "el día que no pueda tomar café, vino, ni fumar... que Diosito me recoja".