9.11.07

Cynic: How Could I?


En mi relato de ayer mencioné a un guitarrista que formó parte de Death por un disco. Ese fue Paul Masvidal. Hoy estableceré un puente que me llevará a la que para mí es la mejor banda de Death Metal --aunque también entra en la categoría Technical Death Metal. Cynic --además un nombre muy afortunado, recordando la filosofía griega-- tomó la escena del metal en 1993 con su primer y único álbum, Focus, y que fue la cúspide de lo que podía hacerse técnica, melódica y armónicamente en el metal.

Ellos imprimieron dentro del booklet lo siguiente: Cynic: A member of a group of ancient Greek philosophers who taught that virtue constitutes happiness and that self-control is the essential part of virtue. Así es no sólo como percibían ellos el mundo, sino también la música. Vaya que logran un autodominio de sí mismos en cada instrumento. Vaya que transmiten una sublimidad, un noumeno, con cada acorde. Vaya que sus letras son profundas y espirituales. Vaya que esta es un grupo de antología que sólo grabó un disco. En 2006 decidieron reunirse, remasterizar su primera obra e incluirle un par de canciones nuevas. Ojalá --que Alá así lo desee-- entren al estudio pronto para deleitarnos con alguna otra maravilla.

La canción que ahora presento contiene una letra hermosa, sus primeras líneas me llegan hondamente. "How could I forget, such a revelation/ to love without fear, to learn without question?" En estas palabras Cynic nos está hablando sencillamente de aquella primera ocasión en la que el hombre era absolutamente feliz: el Paraíso. Y conste que la letra no está haciendo ninguna referencia a religión en particular. Sencillamente, en todas las religiones existió ese primer momento en el que el hombre fue pleno, hasta que lo perdió.

Pienso que el miedo es una de las emociones más terroríficas que puede albergar persona alguna. Éste te paraliza y te impide tomar decisiones. El miedo obnubila tu mente y tu corazón, apaga tu alma y te hace dependiente de los demás --lo demás. ¿Cómo amar cuando se tiene miedo? ¿Cómo poder entregar todo nuestro ser a esa persona que decimos amar cuando no podemos amarnos a nosotros mismos por el miedo que nos genera cualquier situación? La sentencia es lapidaria: no se puede amar a alguien si en la mente constantemente se aloja el miedo a perder a esa persona. No podemos pretender ignorar la realidad y ésta nos recuerda una y otra vez que las cosas sensibles se gastan, se corrompen, mueren, dejan de existir. De manera que nuestro ser amado --al igual que nosotros-- será velado en algún momento, ya sea en vida o en la tumba. Tendremos que vivir el dolo de la pérdida, pero eso no puede limitar nuestra capacidad para amar. Tenemos que amar a ese ser mientras esté, disfrutarlo, gozarlo, tener en la mente sólo el hecho de vivir y no de una futura pérdida. Ésta llegará, proféticamente lo aseguro. El amor debe estar ser puro y para ello es necesario despojarse de los miedos y demonios que lo acechan.

Por el momento me quedo hasta aquí. En otra ocasión hablaré de la segunda parte de esa oración.

1 comentario:

fotómetro dijo...

La verdad es que una persona como yo nunca se hubiera imaginado que un grupo "rudo" tuviera un pensamiento sólido atrás y unas letras dignas de tomarse en cuenta (hago manifiesta mi ignorancia).
No lo sabía pues no lo entendía. Algunos sectores u obras de arte necesitan una iniciación, una explicación para aquellos que no lo aprecian de entrada, que no son tan sensibles a ese tipo de expresión, mas si son sensibles. Entonces uno asiente intelectualmente y después va hacia la emoción, esa es otra vía para disfrutar el arte. ¿quién dijo que tenía que ser siempre emocional?
Por cierto, he intentado poner especial atención en los bajos...