24.2.09

¿A favor de la pena de muerte? Contradicción verde

Este es uno de los muchos espectaculares que el Partido Verde Ecologista de México despliega por el país. En ellos anuncia su postura contra asesinos y secuestradores: la pena de muerte. Desde el principio su discurso me pareció deficiente, pero ahora lo compruebo. El PVEM busca votantes, no mejores políticas para el país.

Hace algunos años pusieron en evidencia a Jorge Emilio González Martínez, actual diputado --previamente senador-- y presidente del PVEM en un fraude donde recibiría 2 millones de dólares. Aquí el documento. Pero hoy quiero señalar otra cosa, la contradicción de un partido que no sabe cómo sobrevivir a su propia imagen.

Hoy dicen apoyar la pena de muerte. Sin embargo, uno de sus lineamientos menciona lo siguiente: "EL PARTIDO VERDE ECOLOGISTA DE MEXICO es una organización ecologista política interesada fundamentalmente en el cuidado y conservación de la naturaleza y del medio ambiente." Lo primero que me pregunto es: ¿acaso no el ser humano forma parte de esa naturaleza y medio ambiente que buscan cuidar y conservar?

Más adelante continúan: "EL PARTIDO VERDE ECOLOGISTA DE MEXICO busca la recuperación y afianzamiento de los auténticos valores culturales de México. En especial, de la tradición y conocimientos autóctonos, que son profundamente respetuosos de los seres vivientes humanos, animales y vegetales, así como de los elementos naturales.Los principios fundamentales del PARTIDO VERDE ECOLOGISTA DE MEXICO son AMOR, JUSTICIA, LIBERTAD, para todos los seres que habitan la tierra." Y entonces, vuelvo a preguntar: ¿de qué valores culturales de México hablan? Las palabras hasta ahora son huecas. ¡Y claro que lo son! Sólo así podrían justificar su postura actual sobre la pena de muerte. ¿Hablar de amor, justicia y libertad y pronunciarse así sobre la vida humana? Por favor...

Veamos, pues, cuáles son los valores que están promoviendo estos señores: venganza, odio, irresponsabilidad, irrespeto e irracionalidad. ¿Y estos son valores? Sí. Terrible, ¿no? Los señores del PVEM apuestan por valores negativos en lugar de por aquellos positivos. Digamos que al hablar de valores y no de virtudes se abre la puerta para esto. Un valor es una cualidad que algunos objetos de la realidad pueden poseer. De manera que pueden ser positivos o negativos. Erróneamente se han vinculado a los valores exclusivamente con cualidades positivas; sin embargo, sólo las virtudes poseen esta característica.

Y entonces el PVEM defiende y aboga por la naturaleza al mismo tiempo que pide la pena de muerte para un secuestrador y asesino --como si estos seres, por despreciables que sean, no fueran parte de la naturaleza--. "Hay que matarlos para que ellos no vuelvan a hacerlo", es una de sus premisas. Otra dice que "la pena de muerte a secuestradores y asesinos es necesaria para imponer justicia en un país que carece de ella". Si esto último es cierto, entonces la premisa no tiene cómo sustentarse. Por sí sola pierde consistencia. ¿A quién, entonces, ejecutarán? ¿Al asesino y secuestrador o al inocente que, por defectos de la justicia mexicana, fue inculpado?

La pena de muerte es una manifestación retrógrada que busca regresar a la Ley del Talión: "Ojo por ojo, diente por diente". ¿Es esa la justicia que pretenden en su segunda manifestación como partido? ¿Entonces para qué las leyes si la justicia se redujo a una ley natural de "me pagas la que me haces"? ¿Dónde está la humanidad, la libertad y el amor? Insisto, son palabras huecas, vacías. No hay libertad sin racionalidad y no hay racionalidad donde lo que se pretende es dejarse llevar por la pasión lacerante de venganza. ¿Acaso no debería buscarse que la policía y los sistemas judiciales fueran más eficientes? ¿No sería mejor promover virtudes como la honestidad, la prudencia, la justicia --como virtud, no como valor manipulable--? Fomentando tales políticas crean un estado de barbarie aún peor, porque aunque los criminales sean castigados con dicha ley, no se estarían desarrollando virtudes en la sociedad.

Se debe exigir a quien nos gobierna, no a quien no lo hace. ¿O acaso ya son los criminales quienes gobiernan este país y ocupan los curules en las cámaras legislativas? Al fraude del niño verde, ¿qué? ¿Ese pasa desapercibido y se le premia con una diputación? No entiendo cómo un partido que se pronuncia a favor de la vida en general puede proponer una ley que atenta contra la vida en particular. Contradicciones, nada más.

1 comentario:

saulo dijo...

Una vez lei que decian del partido verde ecologista "el unico partido verde del mundo a favor de la pena de muerte". Si esa fuera la solucion a la delincuencia no habria crimenes en Afganistan, por poner un ejemoplo. Yo me imagino un secuestrador pensando "o me voy a la carcel 30 años, o la pena de muerte... Pues la que quieran culeros por que lo que voy a recibir como castigo es la impunidad absoluta que me de el dinero". Yo tengo una mejor propuesta: pena de muerte para los diputados corruptos, comenzando por el niño verde y el otro idiota del PRD.