24.8.07

Fragmentos de la estatua

A nada semejante, en su amistad
había ardiente luz que devoraba
lúgubres lluvias al salir del cine
o de regreso de la ola, ruidos
como si el alma detuviera el paso
en la ribera del furor, demoras
que al espejo movieron a piedad
porque el placer su rostro cambiaría
en máscara azotando la penumbra.
Del túmulo final que da la espalda
al beso delator de los desplomes
nacía la fatiga, desengaño
que inicia el descender como la estrella
al desprenderse cruza carcomida
mansión de indiferencia. Mas la alcoba
era término, hermosa mansedumbre
en donde el viento hacía breves pausas
en espera del único desorden:
cuerpo que aroma, vicio que deslumbra.

Vuela el amor sobre la orilla, salva
triubs, memorias, abre eternidades
para que en ellas el engaño triunfe
y luego, cuando baja la marea,
pierde su furia contra airada zona
y la caricia es triste duración.
Peces de tedio entonces dan al aire
el despertar de pálidos asombros
como sonido que pasó. La tierra
nos soporta, conoce el deonodado
alucinar de quien anhela y sabe
que entre el ardid de la sonrisa todo
sueña y descansa en el navío fúnebre.

Pero el azoro o luz que desbordaba
en dicha su desnudo aún resuena,
alienta y adormece como el eco
de anónima ciudad donde el temor
sobre la calma de la noche advierte
la libertina edad de mis pecados.


Alí Chumacero

4 comentarios:

Maria Cristina dijo...

cai por accidente y me llevo grato placer leyendote, saludos desde Bolivia

The Phoenix dijo...

No cabe duda de que Chumacero en algunos poemas, me parece, es críptico.

Pero su tono erótico, es permanente.

Saludos.

Sergio.

P.D. Ha bueno, pues ya veremos cómo será Istmo en la Era Rivadeneyra

Eternal Sunshine* dijo...

Nunca habia leido a Ali Chumacero!
Me ha gustado mucho. No se, todo lo comparo, o lo relaciono con música, no se si algo tiene que ver con esta poesia, pero al leerla me ha recorrido una tristeza enorme por el cuerpo hasta el extremo de erizarme el bello... mientras leía escuchaba a James Morrison "The Pieces Don't Fit Anymore"
Cada vez que escuche la canción recordaré esta poesia...

http://youtube.com/watch?v=jG6TS2huZpI

Rodricus dijo...

Alí Chumacero es, en mi opinión, uno de los grandes poetas mexicanos contemporáneos que todavía viven.

Y contemplar El Rapto de Proserpina de Bellini es, para mí, una de las cosas que uno debe hacer cuando visita Roma (junto con otra satisfacción estética helada de la que ya te platiqué).

Gran post, Roberto.