18.5.07

¿Y tú cuánto cuestas? / So, what's your Price?

Ayer fui a la premier de la película ¿Y tú cuánto cuestas? La verdad es que no sabía qué esperar. El director es Olallo Rubio, ex-locutor de Radioactivo en México. En su programa de radio siempre mostró cuáles eran sus dos grandes pasiones: la música y el cine. A esto podríamos agregarle su admiración por Alejandro Jodorowsky.

Sabía que desde la venta de Radioactivo, Olallo estaba dedicado en cuerpo y alma a su pasión por el cine. Pero no conocía exactamente qué era lo que traía en mente. Puedo decir que ayer me llevé una grata sorpresa. La película es un documental al propio estilo de Michael Moore que aborda el tema del cosumismo en su extensión más vasta. Todo gira alrededor de los productos y su precio. ¿Somos los seres humanos productos en venta?

¿Y tú cuánto cuestas? busca mostrar el valor (¿o debería decir precio?) de todo: una coca-cola, una joya, un auto, una casa, un riñón, un pulmón, el ADN, el ser humano, el amor, el sexo, la vida. Por medio de entrevistas logra averiguar el precio que cada persona cree poseer. ¿Realmente tenemos un precio? ¿Estamos en venta? ¿Nuestro valor se reduce a una cifra económica? Contrasta, además, a ambas culturas. Por un lado responden a sus preguntas mexicanos -sobre todo capitalinos- y, por otro, a estadounidenses de Nueva York. Procurando la objetividad abarca todas las clases sociales, étnicas y raciales, tanto aquí como allá. Podemos encontrar desde el marchante de un mercado hasta estudiantes de la Ibero pasando por punks, darketos, negros, comerciantes, empleados y gente que pasaba por la calle.

Es su ópera prima y la aplaudo. Con un presupuesto muy bajo logró un documental que no le pide nada a cualquier otro proyectado en las salas de cine. Sin embargo, existen algunos detalles que podrían mejorarse para su próxima intervención.

Aunque evidentemente existe un hilo conductor a lo largo de toda la película, hay momentos que se nota cierto desorden. Además, me parece que llegó a abusar de las cifras. Entiendo que su tesis era hacernos ver que todos tenemos un precio, no matter what. Pero queda claro desde el principio y, aunque las cifras son datos duros que sustentan las ideas plasmadas, hay varias que pudieron omitirse. Lo que más echo de menos del filme es que esperaba una aportación final. Es decir, estoy de acuerdo con su tesis y le compro la idea de que desde el momento de nacer somos percibidos como un producto más a quién venderle ideas consumistas. Perfecto, ¿y, qué más?

Me parece que el reto está en la propuesta más que en la crítica, ya que al ser hijos del capitalismo entendemos que formamos parte de un sistema cuyo fin es el que crezcas con ciertas ideas para que, a través del consumo, lo alimentemos. Y me pregunto, ¿cómo dejar de serlo? El capitalismo es un sistema económico y político casi tan bien diseñado que toda crítica resulta absorbida y sacada provecho. La contracultura vende. Los hippies, el metal, el punk, el arte, el deconstructivismo, el socialismo y todo lo que en algún momento muestra los defectos del capitalismo y busca desprenderse de él, termina siendo un engrane más. Generar una propuesta anticapitalista que realmente forme un conjunto externo al capitalismo es un reto intelectual muy grande.

¿Y tú, cuánto cuestas?

4 comentarios:

Melusina dijo...

Guauu si que tuve que leer bastante, esto de andar un poco desconectada hace que pierdas cosas. Como sea uhmm suena bien la peli.... yo valgo mi peso en platino y en un opalo negro...como sea todos tenemos un precio por muy idealistas y soñadores que seamos. Puedo robar la pregunta?.. di que si..... un beso cuidate ...

Roberto dijo...

Adelante. Las cosas que se dicen y escriben alrededor del mundo seguro son copias de otras ideas y éstas, a su vez, copias hasta llegar quién sabe dónde.

Te la puedes robar con la condición de que escribas más en tu blog. :p

Saludos,

Enrique G de la G dijo...

Oye, aprovecho para quejarme: ¿qué diantres pasa con el cine en Mx? Según esto mucho movimiento pero es un foco mínimo de acción. Estuve en Monterrey en diciembre y no me fue posible ver "En el hoyo", por ejemplo. Creo que será más fácil verla aquí en Berlín... Seguro que tampoco verán ésta de Olallo Rubio.

Por otra parte, qué curioso que los cuates de la radio de los 90s anden ahora en el cine. Martín Hernández anda también en esas ondas, y ahora Olallo Rubio. Está bien, me da gusto.

Saludos.

PS. Metamorfosea tus gustos tipográficos, jeje.

Roberto dijo...

Desgraciadamente hay muy poco apoyo al cine mexicano a pesar de lo que sucedió en 2006 con Del Toro, Cuarón e Iñárritu. Lo cierto es que ellos y ahora Olallo (no sé cómo esté el proyecto de Martín) están aportando nuevas ideas y por fin cine mexicano de calidad.

Prometo intentar volver a ser amigo de la Garamond o, incluso, probar la Baskerville. La que utilizo en mi blog también me agrada bastante.

Saludos, Kics.