11.1.07

La muerte

Tal vez sea muy insensible, racional o realista, pero nunca he entendido por qué la gente sufre tanto cuando alguien muere. ¿Es tan fuerte el apego material que tenemos hacia nuestros seres queridos que ver cómo han dejado la existencia material nos provoca angustia, dolor y llanto?

No comprendo por qué la seriedad en los velorios y las caras largas. ¿Por qué el luto? ¿Por qué el negro? Alguna vez escuché un dicho que decía lo siguiente: "Cuando un bebé nace todos están felices y él está llorando; cuando alguien muere él tiene en su rostro una expresión de paz y el resto lloran".Por el momento no existen datos científicos que nos comprueben que existe algo después de la muerte. Sin embargo, tampoco que digan lo contrario. La muerte es la última incógnita que el hombre debe resolver en su vida, por eso queda guardada para los últimos instantes de la misma. Cuando el ser agoniza, allí se le revela el misterio. Morir, me parece, sólo mutar. Es una metamorfosis dimensional para la cual el paso previo sea esta vida, vivir aquí.

Recuerdo el día que mi abuelo, el más querido, de quien aprendí tanto y a quien tanto de mí le debo, murió para mí fue un día normal con un acontecimiento extraordinario, no distinto a cuando uno está en la sala de urgencias con una pierna fracturada. Murió en casa de mis papás un sábado. Días anteriores había comprado boletos para ir a un partido de futbol ese día. El partido era a las 5 de la tarde y el velorio comenzaría como a las 9 o 10 de la noche pues previamente debían llevarse a cabo todos los trámites burocráticos que certificaban que mi abuelo había muerto. Pensé entonces que si mi abuelo pudiera comunicarse conmigo me alentaría a ir al partido, finalmente, mi pasión por los deportes depende mucho de él. Y así fue, nos fuimos mi hermana y unos amigos al partido. Saliendo de él nos vimos con mis padres y demás familia en el velatorio.

Pienso que no aceptar la muerte es no aceptar la vida, porque la una implica necesariamente a la otra. No aceptar la vida es negar lo que somos: Carne, ideas, ilusiones y algo más.

Por la noche pensé: "Mi abuelo vive ahora otra vida". Tal vez estoy equivocado, pero tú y yo sabremos eso cuando escuchemos el llamado de la Catrina.

1 comentario:

Goldenlink dijo...

notese que eres platónico, jajajajaja.

al igual que tu, nunca he entendido por que la muerte le afecta tanto a las personas, lo único que se es que no sufren por que se va, sino por que mas bien ya no va a estar con ellos. A mi desde pequeño me enseñaron a que la muerte esta a al vuelta de la esquina (tuve que aprenderlo pues siempre supe que mi madre podría morir en cualquier momento) es algo que aprendi desde niño y que mas bien no puedo entender el otro lado de la moneda.

En la vocacional tuve un maestro que decía "mi filosofía (que equivocado estaba alrespecto de esa palabra) es: Hoy voy a comer bien, voy cojer bien, y afrontar la muerte con webos" (no me culpen de las palabras altisonantes no son mias, solo estoy citando).

Como sea, la "filosoía" de vida de mi profesor me parece interesante, digo no es tan sencillo como parece pero joer, la última parte es la mejor.