18.1.07

El cementerio

Cuando me enteré de que Juan Rulfo obtenía los nombres de los personajes de sus historias de los cementerios me pareció formidable. Es un pendiente que tengo por hacer, aunque hace algunos años cuando fui a un entierro estuve estudiando las tumbas. Veía el nombre, la fecha de nacimiento y de deceso (calculaba los años) y si tenían algún epitafio, también lo leía.

Es interesante lo que la gente le pone a su gente querida.

También lo es pensar de qué pudo haber muerto e imaginar, a partir de su edad, su vida. Es un ejercicio que pronto volveré a hacer.

Me pregunto, ¿qué quiso decir la persona que escribió el lema que está en la lápida de la foto? ¿Habrá estado endeudado? ¿Estará haciendo negocio con el nicho de un familiar? O, ¿simplemente quiso ser original? ¿Cuál es la historia?

3 comentarios:

victor dijo...

es un chiste, Chunga

Rodricus dijo...

Por una parte, es curioso que lo que se venda sea la tumba pero se anuncie en una lápida (dejándola inservible para la venta).

Por otra, temo que estamos frente a un caso donde se confundió el verbo pagar con el verbo cobrar. Si piensas que se cobra el dinero antes de que muera el vivo, pues cuando muera es difícil cobrarle.

Anónimo dijo...

¿No os daís cuenta de que es un montaje?
Los hay a pares por la red con la misma lapida pero con diferentes apitafios