27.1.09

El curioso caso de vivir al revés

El fin de semana lo hice. A pesar de las no-recomendaciones de mi amigo Isolino, lo hice. Aún cuando defendía con convicción que no fuera a verla, fui. El sábado vi The Curious Case of Benjamin Button, el filme que tiene más nominaciones al Óscar este año. Me gustó. La historia ya la conocen casi todos: un hombre que nace "en circunstancias muy raras"; con el tiempo invertido. La novela es original de Francis Sctott Fitzgerald, autor de El gran Gatsby. No he encontrado el texto para compararlo con la película y poder elaborar un juicio más profundo. Lo seguiré buscando, sin embargo. En español tenemos una novela corta o cuento largo con un tema similar: Viaje a la semilla de Alejo Carpentier. En ocasiones me lo recordaba.

El argumento central de la película es que este hombre que nace en tales circunstancias, es decir, de ochenta años y conforme transcurre su vida rejuvenece. Para esto hay una introducción de media hora donde se deja un cabo que intuitivamente podemos saber habrá que unir en el transcurso de la cinta. Es la historia de un relojero ciego que construye el reloj para la estación de trenes de la ciudad de Nueva Órleans durante la Primera Guerra Mundial. La pérdida de su hijo en combate devasta al relojero, quien en honor a todos los soldados que nunca regresarán, arma el reloj para que el segundero transcurra al revés, esperando que algún día regresen esos hijos, padres, hermanos.

Una señora a punto de morir en un hospital en Nueva Órleans con el huracán Katrina a punto de golpear la ciudad le pide a su hija que le lea su diario. El texto resulta ser el diario de Benjamin Button, y allí inicia la historia de este hombre. ¿Por qué la señora revive esto justo cuando el huracán tocará tierra? Evidentemente FS Fitzgerald no lo escribió así en 1921. Este, me parece, es el único nudo que queda desatado. Nunca entendí por qué se ambientó en ese momento. La referencia al huracán es tal, que hace pensar en que realmente existe una relación entre Benjamin Button y Katrina. Pero nada. Creo que fue un capricho del director, tal vez con la intención de rendir homenaje a aquellos que perdieron la vida en esa catástrofe.

El resto de la película me parece finamente tejida. La actuación de Brad Pitt es realmente buena, logrando dar vida al anciano y joven Benjamin Button. No se puede dejar de mencionar el trabajo de maquillaje: extraordinario.

Fueron tres horas que para mí valieron la pena. Quiero mencionar también que los cortos previos al inicio de la película me dejaron con ganas de ver otra: Gran Torino de Clint Eastwood. Apuesto que también será un buen filme.

1 comentario:

isolino dijo...

Fortuna

Qué bueno es para ti y los tuyos que no te dediques a la crítica cinematográfica. Dale gracias al señor.