6.10.08

Apología de la televisión

Desde que iba en la carrera me di cuenta que en las noches --sobre todo en la segunda mitad de la misma donde además de estudiar ya trabajaba-- de lo único que tenía ganas era de llegar a mi casa a ver tele. ¿Por qué? ¿Un filósofo defendiendo la tele? La afirmación podría ser anatema de las ilustres filas de la Filosofía. Me decía a mí mismo: "Después de tener cinco horas de clases filosóficas, trabajar para un filósofo y hacer correcciones de estilo, no hay como llegar a embotar el cerebro frente a la tele". Ergo, la tele es un invento que personalmente agradezco mucho. ¿Cómo se distraía la gente antes de que se inventara la tele? ¿Cómo le daban un descanso de tanto pensar? (Por supuesto, me refiero a aquellos que procuran el uso del cerebro más allá de lo necesario.)

7 comentarios:

isolino dijo...

Aunque con varios matices de diferencia con tu nueva opinión, querido Chunguita, también soy apólogo de la TV.
Por cierto, cuando escribes "me di cuenta que en las noches..." te falta la preposición "de", "me di cuenta DE que...", así debe estar escrito.

Roberto dijo...

No lo puedo creer, estás de acuerdo en una entrada mía. ¡Cuánta felicidad! Gracias por la corrección.

isolino dijo...

Sólo en el fondo, querido Chunguita. Tu argumentación me parece errática y sin pausa. V.gr. primero supones que defender la TV es querer verla después de clase y trabajar. Lo que quieres decir no lo sabes escribir. Aunque has escrito, mal, que tu extenuante mañana estudiantil de cinco horas detonaba un apetitio incontrolable de televisión, no has defendido la tele.

Ignoro si tus preguntas obedecen a un deseo sincero de salir de tu ignorancia o son retóricas.

Roberto dijo...

Mientras hojeaba el Publímetro me topé con la sección de horóscopos. El mío decía: "No presente batallas sin antes estar seguro de tener los mejores aliados a su lado".

Esa es mi respuesta.

isolino dijo...

Con tus ideas como aliadas, yo toambién haría lo mismo

Enrique G de la G dijo...

Otra cosa de redacción, tipo Insolentino"sobre todo en la segunda mitad de la misma": mientras leía esto entendí que te referías a la segunda mitad de cada noche, no a la segunda mitad de la licenciatura.

No tengo tele, ni quiero tener, aunque sí me gustaría tener una pantalla chingona para ver pelis en la casa.

Roberto dijo...

Isolino: cuando leí esto ayer no pude parar de reír. A veces las ideas no quieren estar del lado de uno. Seguiré intentando.

Kics: he de disculparme porque esta entrada sí la hice al aventón y sin revisar nada, ni de coherencia ni de estilo. Esa pantalla de la que hablas yo le daría dos usos más: ver partidos de la NFL y jugar videojuegos.