27.6.08

El libro de Santiago / Jaime Reyes

El libro de Santiago
Jaime Reyes
Los libros de Homero. México, 2007.
128 págs.

Al despertar, uno de los elementos que todo ser humano debe tener claro para continuar con la rutina del día es poder responder a la pregunta: ¿quién soy? No tenerlo claro desencadenaría un caos. ¿Cómo saber qué tengo por hacer, dónde, a qué hora, si ni siquiera sé cómo me llamo? La identificación del ego es condición necesaria para la supervivencia.

¿Qué sucede cuando tal duda surge consciente y la respuesta que la acompaña no nos deja satisfechos? Santiago recurrió a su libro rojo, donde la pluma chorreaba recuerdos imaginados; también algunos reales. Entre ambos, le susurraban que estaba viejo. Desesperado por encontrarse ante el espejo de la verdad, se refugió en la literatura. Ésta, sin embargo, sentenció su decrepitud. «La literatura es memoria, todos somos editores de nuestros recuerdos y es imposible no serlo.»

El libro de Santiago es la novela de cualquiera de nosotros. Es la angustia y mortificación que el tiempo genera. Es la espiral de la vida: o nos eleva o nos hunde. Es breve, contundente y apasionante.

Jaime Reyes, editor de Cultura y ciencia en el periódico Reforma, debuta como escritor con este texto. Un absoluto acierto.
[Publicado en Istmo, 296, mayo-junio 2008]

3 comentarios:

Jesús dijo...

La literatura es así, nos abre mundos (y personas) desconocidos.
Se te ve fatal en la foto del pasaporte, pero ¿por que esas fotos siempre salen mal? Yo tengo que renovar el pasaporte, pero no lo hago por miedo al fotomatón.jejeje

Antonio dijo...

El ¿quién soy? que ilumina (y pulveriza) el sol cada mañana no trasciende cuando, —preguntadores asustados—, miramos atrás, al negro vacío de sueños, inconsciencia y pesadillas; porque el preguntar es el no ser.
Aunque nos queda el consuelo de que los vecinos también duermen cada noche.

Observo lo anterior sin ánimo de polémica, sino como un hecho aplastante, del que nadie puede huir.

Saludos cordiales.

JE Rivadeneyra dijo...

porcierto, en el libro de hernandez, encontré otro rivadeneyra, habia olvidadocdecirlo, lo recorde por el apellido del autor de este libro, que se le va a hacer.