25.6.07

México 1 - Estados Unidos 2 (deja-vu de un partido perdido)

...y siguen los años pasando. Ocho años sin poderle ganar a Estados Unidos en su territorio es una vergüenza para quien hace dos mundiales era el mejor equipo de Concacaf. México ya no es el grande de la zona o, mejor dicho, no es el único. Tiene compañía y esto es algo que nunca le había sucedido. Comparte el gigantismo futbolero con el vecino del norte y aunque nos pese y nos duela, ayer nos ganaron una copa que nosotros solíamos ganar sin problemas. Aún recuerdo cuando goleamos 4-0 en una final de Copa de Oro a Estados Unidos en el Azteca a mediados de los noventa. Pero éste es un recuerdo que vale la pena dejarlo atrás y, de ser posible, olvidarlo. Se necesita trabajar para volver a liderar el área; mediante el recuerdo no haremos otra cosa que, como decimos los mexicanos, dormirnos en nuestros laureles.

Perder ante Estados Unidos arde, quema. Cada derrota es un ácido que poco a poco consume nuestras energías. Ayer todo parecía mejorar cuando México jugaba con ímpetu y orden. La jugada de Nery Castillo y el gol de Guardado levantaron el grito eufórico de todos los mexicanos. Estábamos emocionados y sentíamos que el triunfo estaba cerca.

Comienza el segundo tiempo y pareció que la enjundia mostraba en el primero se había quedado en el vestidor. No se les veían esas ganas que contagiaron durante los primeros 45 minutos. Muy al inicio de la parte complementaria se marca un penal -que a mi juicio no era, pero ni modo, así es el futbol y hay que seguir concentrados-. London Donovan, a quien no tolero ver en pantalla, hace efectivo el regalo del árbitro: 1-1. México retomó un poco el espírituo mostrado en la primera parte del partido y tejió buenas jugadas que culminaron en casi-gol. Pero el casi-gol no es gol, así que seguíamos empatados. Alrededor del minuto 30 del segundo tiempo se marca un tiro de esquina a favor de los estadounidenses y tras un rebote Benny Feilhaber conectó el esférico con potencia y colocación. El marcador entonces decía, y así finalizó el partido, México 1 - Estados Unidos 2.

Tal como nos sucedió en el mundial contra Argentina. México da el mejor partido del torneo y pierde por un golazo. Es verdad, no se puede demeritar el gol del norteamericano como tampoco el del argentino en la Copa del Mundo. En ambos partidos comenzamos ganando, nos vimos alcanzados y posteriormente superados tras una brillantez del oponente. Estoy hasta la madre del mismo discurso. No podemos justificarnos bajo el argumento de que fue el mejor partido de la selección y que no hay nada qué hacer ante semejantes goles. De acuerdo, nada que hacer ante un gol excelso, pero sí podemos hacer algo para nosotros meter más goles y de esta forma no vernos disminuidos ante los chispazos que a nuestros rivales parecen salirles justo cuando "México está dando su mejor partido". Si nosotros somos capaces de contagiar a los rivales para que hagan ese tipo de goles, ¿por qué nosotros no podemos contagiarnos igual?

Me pregunto, ¿cuándo se dirá que un golazo de un mexicano nos dio el título, el pase a la siguiente ronda en el mundial, la oportunidad de ser mejores? ¿Cuándo?

Fnalmente no puedo dejar de mostrar la justificación de quien tanto buscó este puesto: "La derrota duele, pero no es dolorosísima. No es bueno utilizar esa palabra superlativa para calificar este resultado. Duele menos perder así, como jugó hoy el equipo", declaró Hugo Sánchez tras la derrota de ayer. No tiene más que decir. ¿De qué otra manera se va a justificar? ¿Jugar bien hace que arda menos la derrota contra nuestro archireqetecontraenemigo? No. Tal vez hasta arde más. Justificarse es negarse. Se perdió, punto. Duele, punto. Objetivamente es probable que hayamos jugado mejor que Estados Unidos, pero el futbol, como el resto de los deportes, no dependen de juicios, sino de acciones. No gana el que lo merezca, sino el que hace lo necesario para salir victorioso. El per accidens puede ser un terrible compañero deportivo, pero su contingencia es necesaria. Así que lo que importa es que no se ganó por las razones que se busquen.

También comentó que el objetivo no era ganar la copa sino llegar a la final. Por supuesto que el objetivo no era llegar a la final, sino ganar la copa y, por consecuencia, tener el boleto para la Confederaciones de 2009. Perdimos ambas cosas. Él declaró casi al inicio de ser nombrado el director técnico de la selección mexicana que su objetivo era hacer campeón del mundo a México. ¿Cómo lograrlo si ese ni siquiera era el objetivo de una copa menor como la de oro? ¿Cómo nos va a ir en la Copa América? ¿Cómo justificará Hugo las próximas derrotas del Tri? ¿Cuál será su táctica ante Brasil? A sufrir el miércoles...

8 comentarios:

James Joyce dijo...

Como dijo una vez algún sabio, "el fútbol es así". Las victorias pasadas no garantizan nada a la hora de afrontar un partido.

Isolino dijo...

lo único cierto, mi querido Chunga, es que Estados Unidos sí sabe jugar al futbol y México no.

Switch! dijo...

pppffff, pues mmmh, quien sabe que hubiese pasado sin ese penal, o si el Nery le hubiera pegado mejor a la pelota, pero el HUBIERA no existe, ya veremos que pex vs Brasil...

Goldenlink dijo...

el unico problema de méxico es que no hace goles, juega muy bonito, juega bien, pero no anota goles, uno pensaria que con nery los goles hiban a empezar a llegar
pero en mexico no hay delanteros, y asi no se puede ganar.

Imagíname dijo...

Ah mugre selección, la verdad tenía un buen rato que no me emocionaba con un partido de México, solo me emocionan las competencias grandes como el Mundial y a veces la Copa america, pero jugar una final contra los gringos también hace que te prendas porque los odiamos malditos, sobre todo al Donovan que no lo soporto, pero pues ya ayer hice mi coraje, ahora a ver que tal le va contra Brasil, con las bajas y con lo mal que juega la selección ya no dan ni ganas de verlo pero ahí estaré a ver que pasa, pero la verdad esa selección no levanta ni juega a nada.
La foto la tomé en un zoológico que hay a las afueras de Tuxtla Gutiérrez, es la primera vez que fui y me gustó mucho pues estas bastante cerca de los animales, sobre todo de los jaguares, hay mas de 10 ahí (en el zoológico de la ciudad solo 2) y algunos los pude tocar, los mas jóvenes claro, pero fue una experiencia increíble, tomé muchas fotos. ¡Saludos!
P.D.: jaja me alargue un poco con el comment, es que ando bastante eufórico, si te das una vuelta por mi blog del msn sabrás porqué.

Enrique G de la G dijo...

¡Uh, qué la chingada! Pinche Tri, pinche Hugo, pinche Donovan y pinches gringos. No hay cómo no deprimirse con esto. ¿Y qué tal el comentario patético de Hugo?
Chunga, ¿qué vamos a hacer? Ya lo habíamos hasta previsto, y como quiera duele gacho.

PS. ¿Qué onda con el Insolentino paseándose por ahí? Hace siglos que no sabía nada de ese Bato Loco.

Roberto dijo...

Y para pasarla a chingar más, nos quedamos sin Guardado y sin Borgetti. Ahora sí, a ver cómo Brasil nos mete 3 goles mañana.

Kics: Así es el pinche Insolino, cual cometa, aparece cada 20 entradas. Sería interesante que él también tuviera un blog.

Jaime Alberto Tovar dijo...

Tan lejos y no me entere de ese partido caray! Pero me imagino que jugaron como nunca y perdieron como siempre. En fin...