15.10.09

Intolerancia al ruido

En ocasiones me pregunto qué hago viviendo en esta ciudad (o en cualquiera, en realidad el adjetivo que la acompañe me es indiferente). Por naturaleza las ciudades tienen, entre otros males, el de la contaminación auditiva. ¡Sí! El ruido también contamina.

No soporto los sonidos que no son eufónicos. Nada me altera más por las noches que escuchar el ruido de una sirena (sea de bomberos, ambulancia o policía), el pitido de un camotero, las turbinas de un avión, el cláxon del vecino que anuncia su llegada. En este momento, mientras trabajo --al menos eso intento con el ruido exterior-- me he levantado al menos cinco veces para asomarme por la ventana para identificar el ruido: un camión de basura, un camión de refrescos, martillazos de una construcción, los cláxones que tocan los automovilistas desesperados (con lo que sólo logran contagiar su desesperación), el escape de una moto. Y cómo olvidar los escapes de los tráilers en las carreteras, los cohetes en las ferias, las matracas en los estadios.

Tan bonitos y elegantes que son los sonidos de la naturaleza, caray.

7 comentarios:

isolino dijo...

Sí como en la era de las cavernas. Qué bonita época, cuando todo era natural.

Por cierto, sigues haciéndote menso con el asunto de la retratación de tu condena a los diminutivos.

saulaxo dijo...

uy si hermosisimo, sobre todo cuando un pinche grillo esta cantando toda la noche dentro de tu cuarto y no deja dolmir, o los perros aullan, o los gatos en celo...
y que me dices del zumbido de los mosquitos? hacen sonidos bonitos y elegantes o hacen un puto concierto tan molesto como desesperante?

Roberto dijo...

O los gallos cantan. Tienes razón, uno debería poder escoger qué sonidos escuchar en qué momento. La desgracia de ese sentido es que no hay cómo apagarlo, no conozco nada que te permita escuchar y dejar de escuchar a voluntad.

Otros sonido que absolutamente detesto: el de la aspiradora.

isolino dijo...

Claro, Sulo! como la belleza y tranquilidad de los maullidos de los gatitos o el huluar de los búhos. Qué linda la naturaleza! cuánta tranquilidad nos provee!

Daniel GHC -A200- dijo...

yo personalmente amo el sonido de la sirena (ambulancia).... el cual es inversamentente proporcional al odio que le tengo al sonido de la aspiradora....

isolino dijo...

Gente!!!!! estamos olvidando sonidos de la naturaleza "tan bonitos y elegantes" (chunga dixit) como las flatulencias, los bramidos, los estertores y la tos ferina

saulaxo dijo...

chunga deja de jugar el farmville y actualiza este blog!