2.4.09

El obrero

"El obrero moderno carece de individualidad. La clase es más fuerte que el individuo y la persona se disuelve en lo genérico. Porque ésa es la primera y más grave mutilación que sufre el hombre al convertirse en asalariado industrial. El capitalismo lo despoja de su naturaleza humana --lo que no ocurrió con el siervo-- puesto que reduce todo su ser a fuerza de trabajo, transformándolo por este solo hecho en objeto. Y como a todos los objetos, en mercancía, en cosa susceptible de compra y venta. El obrero pierde, bruscamente y por razón misma de su estado soscial, toda relación humana y concreta con el mundo: ni son suyos los útiles que emplea, ni es suyo el fruto de su esfuerzo. Ni siquiera lo ve. En realidad no es un obrero, puesto que no hace obras o no tiene conciencia de las que hace, perdido en un aspecto de la producción. Es un trabajador, nombre abstracto, que no designa una tarea determinada, sino una función. Así, no lo distingue de los otros hombres su obra, como acontece con el médico, el ingeniero o el carpintero. La abstracción que lo califica --el trabajo medido en tiempo-- no lo separa, sino lo liga a otras abstracciones. De ahí su ausencia de misterio, de problematicidad, su transparencia, que no es diversa a la de cualquier instrumento."

Octavio Paz. (1992). El laberinto de la soledad. FCE: México, pág. 61.

4 comentarios:

saulaxo dijo...

me recuerda que me tengo que dar de alta en el seguro soscial

James Joyce dijo...

Me agota leer a Octavio Paz. Por otra parte, es una buena reflexión. Es la diferencia entre personas que se han formado y otras que no...

Enrique G de la G dijo...

¿Dónde andas, desaparecido: todo bien?

saulaxo dijo...

FFFFUUUUIIIIII!
CACAROOO!

chunga, voy a empezar a chiflar como en el cine