6.12.07

La normalidad de la rareza

(Publicado en Istmo, 293, noviembre-diciembre 2007)

El diálogo es uno de los recursos más antiguos utilizados en literatura. Platón se adueñó de este estilo para desarrollar su filosofía. Es probable que el lenguaje haya surgido así, como un intercambio de ideas entre dos o más seres humanos.

Hace un par de años, Jorge Volpi señaló la ausencia de una colección literaria que fuera a dos voces, donde el lector pudiera seguir una conversación en torno a la política, el arte, la literatura o la historia. El resultado de tal inquietud puede leerse en Heterodoxos mexicanos.

En un exquisito intercambio de palabras, Rubén Gallo e Ignacio Padilla se adentran en los escritos de autores como Martín Luis Guzmán, José Vasconcelos, Revueltas y Paz, entre otros, cuyo común denominador es su rareza. Sin embargo, su heterodoxia lo es sólo por costumbre. Es decir, por la literatura que normalmente encontramos en ellos.

La antología es sumamente pedagógica. Al tiempo que uno lee los textos aprende un poquito más de cada autor, gracias a la conversación entre Nacho y Rubén.
Fue como sentarme en una cafetería y estar presente en este vaivén de ideas mientras analizábamos –yo también– cada una de las heterodoxias presentadas de estos clásicos mexicanos.
Roberto Rivadeneyra

Heterodoxos mexicanos
Rubén Gallo e Ignacio Padilla
FCE. México, 2006.
166 págs.

10 comentarios:

Jesús dijo...

Dos interesantes libros. Sobre la democracia Al Gore también ha sacado uno sobre la democracia en EEUU que pone a parir el sistema. Lo sabra el que le robaron la elección

Lutzzz... dijo...

Rivadeneira... si no recuerdo mal tu cumpleaños también es por estas fechas, no?

Gracias por la felicitación!

Un abrazo,
Lutzzz...

Jesús dijo...

Tus reseñas son muy interesantes, en cuanto tenga tiempo vere de rescatar alguna para la revista.

Milagros Sánchez dijo...

También me parecen muy interesante estas notas que aportas para comprender mejor el contenido de estos dos libros.
Saludos cordiales!!

Mallén dijo...

Dejo un guiño perdido en la Red...
Saludos!

Mallén dijo...

¿Respondes el meme que te dejé en mi blog?
Saludos!

Liz dijo...

Ahora tengo antojo de leerlo. Sonó raro y rico para vacaciones, igual que el de aquél señor que se entrevistaba a sí mismo..

La interrogación dijo...

Una forma interesante, original y amena de leer. Seguro que se aprende mucho con un libro así.

Lluvia dijo...

Los que aprendemos realmente, somos los que te leemos...GRACIAS Roberto!!!
Un abrazo enorme

Anónimo dijo...

No mames, todo lo k dices lo relacionas con platon. aparte de k esta de la verga no te la la kbza para otra cosa?